TOKIO (Reuters) - Las bolsas de Asia cedían el lunes mientras los inversores esperan datos que serán reportados esta semana que podrían proporcionar más evidencia de una desaceleración en China, mientras que el dólar devolvía parte de sus ganancias recientes.

La lectura anticipada del índice de gerentes de compras (PMI, por su sigla en inglés) del sector manufacturero de China podría ubicarse el martes por debajo del nivel de 50, indicando que la actividad manufacturera se está está contrayendo.

"El efecto sicológico de una lectura por debajo de 50 será significativa y consistente con la serie de datos chinos más débiles en las últimas semanas", dijo Mitul Kotecha, jefe de estrategia cambiaria de Barclays Asia-Pacífico en Singapur en una nota a clientes.

China no va a alterar drásticamente su política económica por un indicador, dijo el domingo el ministro de Finanzas Lou Jiwei, en declaraciones en una reunión de ministros de Finanzas y jefes de bancos centrales del Grupo de los 20 en la ciudad australiana de Cairns.

Sus comentarios vinieron después de que muchos economistas redujeron las previsiones de crecimiento de China debido a la última serie de datos débiles.

Los líderes del G20 dijeron que estaban cerca de añadir dos billones de dólares extra a la economía mundial y de crear millones de nuevos puestos de trabajo, pero el estancamiento de Europa sigue siendo un importante escollo.

El índice MSCI de acciones asiáticas fuera de Japón caía un 1 por ciento. En Japón, el índice Nikkei de la bolsa de Tokio cerró con una baja de un 0,7 por ciento, luego de que anotó el viernes su máximo de cierre desde el 2007 y avanzó un 2,3 por ciento la semana pasada.

Los inversores recogieron ganancias en Softbank después de la salida a bolsa de Alibaba Group Holding Ltd.

Softbank, que tiene una participación del 32 por ciento en Alibaba, repuntó un 30 por ciento en las últimas seis semanas a la espera de la Oferta Pública Inicial de la firma china de comercio electrónico en la Bolsa de Valores de Nueva York.

Alibaba cerró el viernes con un repunte de un 38 por ciento a 93,89 dólares en un fuerte volumen de negocios.

Debido a que sus acciones cotizan en la Bolsa de Nueva York pero no son un componente del S&P 500, sus ganancias no se reflejaron en los principales índices e hicieron poco por modificar un día de lo contrario mediocre en Wall Street.

En los mercados de divisas, el índice dólar, que sigue el desempeño del billete verde frente a seis divisas importantes, cedía un 0,2 por ciento a 84,565, luego de que reportó su décima semana consecutiva de ganancias por las expectativas de que las tasas de interés estadounidenses suban más rápido que lo previsto.

La Reserva Federal de Estados Unidos debería comenzar a subir las tasas de interés en la primavera boreal, antes de lo que muchos inversores esperan actualmente, y debería hacerlo lenta y gradualmente, dijo el viernes el presidente de la Reserva Federal de Dallas, Richard Fisher, en una entrevista con Fox Business Network.

Pero la perspectiva para la política monetaria de Estados Unidos sigue siendo incierta. La Fed emitió una declaración política en la clausura de su reunión de dos días de la semana pasada donde sugirió que la primera subida de tasas no vendría hasta a mediados del próximo año.

El dólar cedía un 0,2 por ciento contra la moneda japonesa a 108,87 yenes, alejándose de un máximo de seis años de 109,46 unidades que alcanzó el viernes.

El euro sumaba un 0,3 por ciento a 1,2864 dólares, después de caer a un mínimo en 14 meses de 1,2826 unidades el lunes más temprano.

La libra esterlina sumaba un 0,4 por ciento a 1,6343 dólares después de que se disparó el viernes debido al resultado del referendo donde Escocia rechazó la independencia.

El oro al contado perdía un 0,3 por ciento, a 1.212,40 dólares la onza.

El crudo Brent de Londres bajaba un 0,5 por ciento a 97,85 dólares el barril. El petróleo estadounidense restaba un 0,5 por ciento a 91,88 dólares el barril.


(Editado en español por Carlos Aliaga)