TOKIO (Reuters) - Un índice de acciones en Asia se acercaba el viernes a un máximo en seis años y medio, en camino a una ganancia semanal, luego de que unos datos económicos optimistas en Estados Unidos provocaron otro cierre récord en Wall Street.

Aún así, los inversores estaban cautos antes de un discurso de la presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, al final del día en la reunión anual de banqueros centrales en Jackson Hole, Wyoming, que será analizado en busca de alguna señal sobre el calendario de alzas de tasas de interés en Estados Unidos.

El índice MSCI de acciones asiáticas fuera de Japón subía un 0,6 por ciento, en camino a una ganancia semanal de un 0,9 por ciento y a unos puntos de su máximo del 30 de julio, que fue su nivel más alto desde enero del 2008.

En Japón, el índice Nikkei de la bolsa de Tokio borró un alza inicial y cayó un 0,3 por ciento, rompiendo una racha de nueve sesiones consecutivas de avances, pero aún logró anotar una sólida ganancia semanal de un 1,4 por ciento.

Datos reportados el jueves en Estados Unidos mostraron que

las ventas de casas usadas subieron en julio a un máximo en 10 meses, la actividad fabril en la región central del país alcanzó en agosto su nivel más alto desde marzo del 2011, y un indicador de la actividad económica futura creció sólidamente el mes pasado.

Los datos impulsaron a las acciones de Estados Unidos y el S&P 500 cerró nuevamente en un máximo histórico.

La presidenta de la Fed de Kansas City, Esther George, dijo el jueves a CNBC que ha llegado el momento de elevar las tasas de interés, mientras que el presidente de la Fed de San Francisco, John Williams, dijo que el banco debe esperar hasta el verano boreal del 2015.

Las minutas de la reunión de la Fed de julio publicadas el miércoles mostraron que los funcionarios debatieron si las tasas de interés deben ser elevadas anticipadamente dada una recuperación sorprendentemente sólida del mercado laboral.

En los mercados de divisas, el índice dólar, que sigue el desempeño del billete verde frente a seis divisas importantes, retrocedía a 82,071, levemente por debajo de su máximo en el 2014.

El dólar también se debilitaba contra la moneda japonesa a 103,69 yenes, tras tocar un máximo de 103,97 unidades en la sesión anterior.

El euro se estabilizaba en 1,3296 dólares, luego de que unos datos optimistas alemanes ayudaron a que se alejara del mínimo en 11 meses que anotó el jueves de 1,3242 unidades.

El índice compuesto de gerentes de compras (PMI, por su sigla en inglés) de Alemania elaborado por Markit fue de 54,9 en agosto, muy por encima de la marca de 50 que separa la expansión de la contracción, lo que tranquilizó a los inversores acerca de la mayor economía de Europa.

En los mercados de materias primas, el oro al contado subía un 0,2 por ciento a 1.279,90 dólares la onza, tras perder un 1,3 por ciento el jueves para anotar un mínimo en dos meses.

El petróleo estadounidense avanzaba levemente a 93,98 dólares el barril, pero aún se encamina a reportar una quinta caída semanal consecutiva.


(Reporte adicional de Ayai Tomisawa en Tokio. Editado en español por Carlos Aliaga)