NUEVA YORK (Reuters) - Dos de cada cinco estadounidenses nacidos entre el 2000 y 2011 desarrollarán previsiblemente diabetes tipo 2 en algún momento de sus vidas, lo que representa el doble de probabilidades que tienen los hombres y aproximadamente un 50 por ciento más que las mujeres nacidas dos décadas antes, según un nuevo estudio.

El aumento de la esperanza de vida y unos índices superiores de obesidad están contribuyendo a que haya un riesgo superior de desarrollar diabetes, según la investigación publicada en Lancet Diabetes & Endocrinology.

El riesgo de un que estadounidense medio nacido entre 2000 y 2011 desarrolle la enfermedad es casi de un 40 por ciento para hombres y mujeres, el doble que para hombres y mujeres nacidos entre 1985 y 1989, según el estudio.

Las mujeres hispanas y negras afrontan un riesgo superior. La investigación sugiere que aproximadamente la mitad de las personas en esos grupos desarrollarán la enfermedad en el transcurso de sus vidas.

"Los índices crecientes de diabetes desde fines de la década de los años 80 y una mayor esperanza de vida en la población general han sido los principales motores del sorprendente incremento en el riesgo de diabetes en los últimos 26 años", dijo Edward Gregg, director del estudio y jefe de epidemiología de la diabetes y estadística en el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades en Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), en un comunicado.

Los científicos calculan que más de 29 millones de personas en Estados Unidos tienen diabetes, la mayoría de ellas del tipo 2. La enfermedad es la causa principal del fallo de riñón y de amputación de extremidades en el país, además de ser una de las principales causas de muerte, según el CDC.

Aunque la enfermedad es a menudo previsible o controlable con hábitos de alimentación más saludables y ejercicio habitual, el costo económico para los países es enorme.

En 2012, los gastos médicos directos e indirectos, como la muerte prematura o las pérdidas para el trabajo, rondaron los 245.000 millones de dólares, según CDC.

El estudio se basó en sondeos representativos a nivel nacional y certificados de defunción de unos 600.000 adultos entre 1985 y 2011.


(Reporte de Curtis Skinner; Traducido por Inmaculada Sanz)