De 34 años y tras dos reveses en fila, el filipino Pacquiao por lo pronto está obligado a esperar hasta septiembre de 2013 antes de volver al ring mientras cumple una suspensión preventiva que le impuso la Comisión Atlética de Nevada luego del nocaut que recibió en el sexto capítulo de su choque del pasado 8 de diciembre ante el mexicano Márquez.

Tan dramático fue el desenlace de la pelea —la cuarta entre ambos púgiles— que los comisionados le ordenaron al filipino abstenerse de cualquier actividad relacionada con el boxeo durante los primeros tres meses de su suspensión.

También le pidieron someterse a pruebas médicas. Afortunadamente, el múltiple campeón mundial superó con éxito todas las pruebas de tomografía a las que fue sometido — en ninguna de ellas mostró signos de conmoción cerebral— y ya incluso estaba hablando de un posible quinto combate ante el mexicano.

Un nuevo encuentro entre ambos —innecesario para mi— sería el último combate en la carrera del filipino que debutó a los 17 años de edad.

Y no se sorprendan si el 'Pacman' cuelga los guantes incluso antes de septiembre del próximo año para dedicarse por completo a su carrera como político.

El Pacquiao confundido y torpe que se midió a Bradley; y el vulnerable que fue aniquilado por Márquez no es el mismo que hizo polvo a Margarito, De la Hoya, Hatton o el 'Terrible' Morales, entre otros.

Aunque nunca me he dejado deslumbrar por el filipino —por el contrario siempre lo he considerado como un púgil inflado que ha gozado de la protección de las autoridades del boxeo para medirse a rivales cuidadosamente escogidos (viejos y acabados o fuera de peso) también reconozco que se trata de un peleador entretenido y una figura mercadeable en un mundo pugilístico huérfano de astros.

Pero aquel fuego que lo hizo ganar ocho títulos mundiales parece extinguirse bajo la espuma de una cadena de distracciones, que incluyen su pasión política y su equivocada inclinación por la música.

Lamento, sobre todo, que ahora parece casi imposible un pleito entre Pacquiao y Floyd Mayweather, verdugo de Márquez y quien seguramente destruiría al Pacman (aún peor de la forma que lo hizo 'Dinamita).

aimoreno@elsentinel.com o 954-356-4087. Síganos también en www.facebook.com/elsentinelfl; y twitter.com/aurelio02