policías

En la imagen, policías observan una manifestación tras la muerte del adolescente negro, Michael Brown, en Ferguson, Misuri. 12 de agosto, 2014. La violencia volvió a desatarse en el área de St. Louis cerca del lugar donde un oficial mató a tiros a un adolescente negro desarmado, dijo la policía local, pese a llamados del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y de activistas a una respuesta mesurada. REUTERS/Mario Anzuoni (Mario Anzuoni / August 12, 2014)

La violencia volvió a desatarse en el área de St. Louis cerca del lugar donde un oficial mató a tiros a un adolescente negro desarmado, dijo la policía local, pese a llamados del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y de activistas a una respuesta mesurada.

El miércoles por la mañana, un policía disparó e hirió de gravedad a un hombre que sacó una pistola cerca del lugar donde tenía lugar una protesta por la muerte de Michael Brown, de 18 años, afirmó un funcionario del departamento de policía del condado de St. Louis.

La policía respondió una hora después de la medianoche a reportes de cuatro o cinco individuos con escopetas y máscaras de esquí. Al llegar al lugar, encontraron a varios hombres corriendo, uno de los cuales apuntó un arma a un agente, que respondió con un disparo. El herido fue llevado a un hospital local.

Poco después de la medianoche, la policía disparó gas lacrimógeno a manifestantes que confrontaron a un contingente policial después de que una multitud mayor se dispersara, dijo el portavoz del departamento de policía del condado de St. Louis, Brian Schellman.

Los incidentes tuvieron lugar tras dos noches de protestas violentas, saqueos y arrestos en Ferguson, el suburbio de St. Louis de mayoría afroamericana donde tuvo lugar el tiroteo a Brown.

Obama prometió una completa investigación del Departamento de Justicia sobre la muerte del adolescente.

"Sé que los acontecimientos de los últimos días han encendido fuertes pasiones, pero (...) insto a todos en Ferguson, Misuri, y en el país, a recordar a este joven a través de la reflexión y el entendimiento", declaró en un comunicado.

Los activistas exigían que las autoridades divulgaran el nombre del agente que disparó a Brown. La policía dijo que lo haría el martes, pero cambió de planes, citando temores a una represalia, según informes de medios.

La policía informó que Brown había sido baleado en un forcejeo con una pistola dentro de un automóvil policial, pero no ha dicho por qué se encontraba dentro del vehículo.

Al menos un tiro se realizó durante el forcejeo y luego el policía disparó otros antes de salir del auto, dijo la policía.

Un testigo del incidente entrevistado por medios locales dijo que Brown estaba levantando sus manos para rendirse cuando fue baleado.

El FBI ha abierto una investigación sobre derechos civiles para el caso, que tiene una carga racial, y el condado de St. Louis también está indagando.

Amigos y familiares de Brown realizaron una vigilia pacífica en una iglesia el martes por la noche, luego de que su padre pidió un fin a la violencia.

También el miércoles, una mujer fue baleada en la cabeza en un tiroteo desde un automóvil en movimiento a pocas cuadras del área donde tuvo lugar el incidente con Brown.

Su condición y si el hecho estaba relacionado con las protestas eran desconocidos, dijo Schellman.

En un incidente separado en California, manifestantes planeaban una vigilia tras la muerte a tiros el lunes de un joven negro de 24 años en Los Angeles, según una portavoz del departamento de policía de la ciudad citada por USA Today.

(Reporte adicional de Mary Wisniewski en Chicago y Carey Gillam en Ferguson, Misuri; escrito por Eric M. Johnson. Editado en español por Patricio Abusleme)