Logo de Chevron

El logo de Chevron en una gasolinera de la firma en Del Mar, EEUU, abr 25 2013. Un abogado de Estados Unidos utilizó "medios corruptos" para asegurar un multimillonario fallo por contaminación contra Chevron Corp en Ecuador, dijo el martes un juez estadounidense, en una victoria para la petrolera. REUTERS/Mike Blake (Mike Blake / April 25, 2013)

Un abogado de Estados Unidos utilizó "medios corruptos" para asegurar un multimillonario fallo por contaminación contra Chevron Corp en Ecuador, dijo el martes un juez estadounidense, en un duro revés contra las comunidades ecuatorianas que esperaban recibir el pago de indemnizaciones.

El juez de distrito estadounidense Lewis Kaplan en Nueva York dijo que había encontrado "evidencia clara y convincente" de que el equipo legal del abogado Steven Donziger sobornó a un juez ecuatoriano para que emitiera un fallo en 2011 que obligaba a Chevron a pagar 18.000 millones de dólares.

El caso se inició cuando comunidades indígenas acusaron a la petrolera Texaco, adquirida luego por Chevron, de verter aguas contaminadas en su territorio y causar daños en la salud de sus habitantes durante su operación entre 1964 y 1992.

El año pasado, la justicia ecuatoriana redujo el monto que Chevron debía pagar a 9.500 millones de dólares.

La decisión de Kaplan impide al abogado Donziger y a las comunidades hacer cumplir el fallo en Estados Unidos. No obstante, Chevron podría usar el fallo para defenderse de las demandas fuera de ese país.

Chevron acusó a Donziger de fraude y dijo que había limpiado el sitio antes de entregarlo a una entidad controlada por el Estado ecuatoriano.

Donziger, quien repetidamente ha acusado de parcialidad a Kaplan y había anticipado que perdería, dijo que el fallo del martes era "espantoso" y acusó al juez de una "hostilidad implacable" contra él y sus representados.

"Con esta decisión, ahora tenemos el espectáculo de un juez de Manhattan pretendiendo invalidar (un fallo) de la Corte Suprema de Justicia de Ecuador en cuestiones de legislación ecuatoriana", dijo Donziger a través de un comunicado escrito.

El abogado aseguró que apelaría y agregó que la sentencia no impediría que sus representados persigan el cumplimiento del fallo que los favoreció en otros países.

"La decisión de Kaplan constituye una ofensa a los principios básicos de la jurisdicción y el debido proceso", dijo Juan Pablo Sáenz, abogado de las comunidades ecuatorianas.

"El hecho simple e irrefutable es que Kaplan no tiene jurisdicción alguna sobre los ciudadanos ecuatorianos (...) Las comunidades demandantes ecuatorianas están tranquilas, pues la sentencia de Kaplan no tendrá ninguna validez en las jurisdicciones donde la sentencia ecuatoriana está siendo ejecutada", agregó.

Chevron ya no tiene activos de importancia en Ecuador, pero las comunidades han impulsado el caso contra la empresa en otros países, como Canadá, Argentina y Brasil.

En Houston, el presidente de Chevron, John Watson, calificó el fallo como una "victoria contundente" para la compañía.

Se estima que la petrolera usará el fallo de Kaplan para defenderse de las demandas en otros países.

"Cualquier tribunal que respete el imperio de la ley considerará que el fallo de Lago Agrio es ilegítimo e imposible de aplicar", destacó la empresa.

EVIDENCIA "ABUNDANTE"

La decisión culmina una batalla de años en las cortes estadounidenses entre Chevron y Donziger, una lucha entre los recursos de la gigante petrolera contra un abogado que argumenta que es víctima de una corporación inescrupulosa.

No obstante, Kaplan encontró "abundante" evidencia contra Donziger.

Kaplan dijo que Donziger comenzó el caso con buenas intenciones, para mejorar las condiciones ambientales en Ecuador y buscarse un medio de vida, pero finalmente presentó evidencia fraudulenta, sobornó a un juez y encubrió sus acciones.

"Los fines no justifican los medios. No hay una defensa de 'Robin Hood' para las conductas impropias e ilegales", escribió Kaplan, quien llevó adelante el juicio sin jurado que terminó en noviembre.

Entre los testigos interrogados en el proceso estuvo Nicolás Zambrano, el ex juez ecuatoriano responsable del fallo de 2011. Zambrano declaró que no había recibido dinero y que redactó el documento sin asistencia externa.

Pero Kaplan señaló que había evidencias que confirmaban las acusaciones de Chevron de que el ex juez no escribió personalmente el fallo, sino que el equipo de querellantes habría redactado el documento y que Zambrano sólo lo habría firmado.

Otro juez ecuatoriano, Alberto Guerra, declaró que el equipo de Donziger le pagó para que escribiera los comentarios de Zambrano.

Los abogados del equipo de Donziger dijeron que Chevron le había pagado a Guerra una compensación por su testimonio y por los gastos de su familia.

(Redacción de Equities en Nueva York. Editado en español por Javier López de Lérida y Javier Leira)