World Cup Sticker Albums Spark Fever For The Games Before Tournament Begins

MIAMI, FL - JUNE 01: Karen Cateriano (L) and Juan Aguero work on trading Panini World Cup Soccer stickers during an event at the Soccer Locker of Miami on June 01, 2014 in Miami, Florida. Fans of World Cup Soccer are in a rush to fill their Panini albums with all 640 stickers, which include each player for the 32 nations in the tournament plus a team picture, logo and photos of the stadiums, before the kick off on June 12th. (Joe Raedle / Getty Images / June 1, 2014)

A sus 38 años y con dos mundiales a cuestas, el colombiano Andrés Escruceria es un experto en el complicado arte de completar el álbum de la Copa del Mundo de fútbol que cada cuatro años enloquece a cientos de miles de hinchas y coleccionista en todo el mundo.

En Coral Springs, y a menos de una semana del arranque del Mundial Brasil 2014 el próximo jueves 12 de junio, Escruceria sonríe mientras contempla su álbum...lleno.

"Me costó hacerlo, pero lo hice", explica sobre una hazaña que pocos logran: terminar el colorido libro de la compañía italiana Panini, que en la edición actual contiene las figuritas con los rostros de los jugadores de las 32 selecciones nacionales participantes y otras imágenes como la de la mascota oficial Fuleco, del balón Brazuca; el trofeo de campeón, los logotipos de cada federación y hasta los estadios.

"Me tardé unos dos meses en llenar el álbum y unos $300...Me ayudó mucho el intercambio de las figuritas repetidas con otras personas (ritual que suele llevarse a cabo en restaurantes y tiendas en días y horarios determinados)" precisó Escruceria, quien también ha "personalizado" su libreta de figuritas con su propia tarjeta, la que se consigue a través del portal de internet MyPanini.com.

"Te tomas tu foto, la descargas en el website y luego te mandan 10 copias desde Italia", explica el experto sobre un proceso que implica al menos dos semanas y $12.95 por concepto de envío.

"Estuve estudiando el álbum y me causó curiosidad ver una figura en las primeras páginas que mucha gente ignora. Es tu propia figura y si no la tienes, no has completado el libro", asegura el colombiano.

Otra página web (en.stickeralbum.fifa.com) ofrece un álbum virtual y algunas aplicaciones para teléfonos celulares con las que se puede, entre otras ventajas, organizar las laminitas duplicadas y así facilitar el intercambio de las mismas.

Números

Con la llegada del Mundial de fútbol cada cuatro años, Panini lanza una nueva edición de su álbum que debutó en 1970 con la Copa de México y que cada vez aumenta en volumen y en interés internacional.

Aquel de 1970 contó con 52 páginas y 251 cromos. El de Brasil 2014 suma 80 páginas y 640 stickers.

Llenar el álbum, que en algunos países podría representar la oportunidad de obtener algún premio, retrata en realidad un culto a las costumbres de generaciones enteras enamoradas eternamente del deporte y de los simples placeres de la vida.

Para la mayoría es una fiebre. Un mal altamente contagioso y dulce con una parafernalia misteriosa, mágica y en ocasiones decepcionante.

Se trata de la ilusión ante el álbum nuevo y un montón de paquetes sin abrir y su secreto. ¿Me saldrá Messi o Neymar?

O de la desilusión del libro casi lleno y una pila de postales duplicadas. ¿Volveré a sacar a Chicharito?.

El álbum cuesta $2 y cada paquete de figuritas (con siete imágenes cada uno en Estados Unidos) se vende en $1.

De acuerdo Sylvain Sardy e Yvan Velenik, dos matemáticos de la Universidad de Génova, se necesitan 899 paquetes para completar el libro. En otras palabras, casi $900.

Las figuritas, 40 millones diarias, se producen en la factoría de la editorial Panini del centro empresarial de Tamboré, en un barrio industrial el norte de Sao Paulo en Italia.

En Colombia, donde cada envoltorio contiene cinco estampitas, la compañía Panini ha estimado que se han vendido por lo menos 1.4 millones de álbumes.

En Brasil, donde se fabrican los cromos de los jugadores de la verde amarella (y no en Italia) se esperaba llegar a ocho millones de consumidores.

La fiebre del Panini ha llegado a tal extremo en el país anfitrión que hace aproximadamente un mes fue robado en Río de Janeiro un furgón que trasladaba 300,000 figuritas.